Maduras

Visor de obras.

Hoy parece haber girado todo: las calles, anuncios, revistas, periódicos, cines se han inundado de sexo y, por contrapartida, apenas se oye hablar del tema en las iglesias. Falta siempre el sano equilibrio. Por un lado, la gente parece pensar que se trata de un mandamiento caducado y te repite que Dios no tiene que meterse con las cosas que uno pueda hacer con su propio cuerpo. Y entonces preferimos hacer lo que hacen todos porque si no, se burlan de nosotros y nos excluyen de sus compañías. Antes, la sexualidad se veía como unida a lo religioso. Y hoy se ha secularizado hasta el punto que algunos creen que nada de eso es pecado; que todo es normal. Sexo concebido como pura satisfacción del instinto, sin que cuente gran cosa el verdadero amor y mucho menos la conciencia. Algunos Estados quieren legalizar el matrimonio entre parejas del mismo sexo. Decrece espectacularmente la natalidad.

Buscas un encuentro íntimo 443791

Suscribete

Deidad habla al corazón del hombre porque es allí donde tiene sus raíces la vida religiosa y moral del hombre. Moisés ve arder el andanada en el corazón de la zarzamora ardiente, o sea el interior, el centro de la zarza Éx 3,2. Jeremías anuncia una nueva alianza escrita en corazones nuevos y sinceros: He aquí que vienen días en que yo pactaré con la casa de Israel una nueva Alianza Estos son los corazones puros, los corazones filiales que viven de cara al Artífice y obran todas sus obras buenas, oraciones, limosnas, y ayunos en lo secreto, en lo oculto de sus corazones, donde sólo el Padre lo ve Mt 6,1. Allí debe estar también la pureza de los hijos.

Diario íntimo / Miguel de Unamuno

Denifle, Das gt. Cuando la serpiente se desprende de su vieja piel es que tiene ya formada la noticia por debajo; es ésta la que cosquillea a aquélla y la expulsa. Nunca queda desnuda. Respecto a esas miserables disputas y a ese dar y quitar patentes de catolicismo y juzgar al prójimo y decir lo que ha de hacer y apostar v. Lo mismo les es un día que otro, lo mismo un mes que un día y un año lo mismo que un mes. Han vencido al tiempo; viven sobre él y no sujetos a él. Se acuestan tranquilos esperando al nuevo día y se levantan alegres a vivirlo. Vuelven todos los días a vivir el mismo día. Rara tiempo se forman idea de su Señor porque viven en él, y no lo piensan, sino que lo viven.

Comment

Leave a Reply