Infiel

Fetiches sexuales: cuál es su significado y ejemplos

Fetichismo: desviación sexual que consiste en fijar alguna parte del cuerpo humano o alguna prenda relacionada con él como objeto de la excitación y el deseo. Tal es la definición que ofrece a día de hoy el diccionario de la Real Academia de esta tendencia erótica. El doctor Stephen Snyder asegura que al contrario de lo que cree la mayoría, tener un fetiche no tiene nada de extraño o extravagante y es algo que ni debería avergonzar a nadie ni se tendría que mantener oculto en la pareja. Uno de los neurólogos que defiende dicha teoría es Vilanayar Ramachandrandirector del Centro para el Cerebro y la Cognición de la Universidad de California. Muchas personas necesitan una habitación silenciosa para concentrarse en su placer y en el de su acompañante. Los azotes aumentan los niveles de endorfinas y nos permiten desarrollar un ligero juego de poder. Parece ser, al mismo tiempo, que la preferencia por dichos lugares tiene que ver con dos factores. El hecho de que muchas personas destaquen la importancia del trasero, los pechos, la boca o cualquier otro elemento del cuerpo de un futuro amante no es tan solo un simple capricho de su deseo sexual. Quienes adoran los corsés, las ligas o la ropa interior elaborada hallan en tales prendas una anticipación de la experiencia sexual.

Quiero conocer gente espanola 466449

Importante:

Familia que se excita al ver, gastar o entrar en contacto con ese tejido tan entrañable y de caminar por casa que es el bigote de oveja. Un material que relacionamos con la infancia —para muchos época un tormento llevar aquellos jerséis picosos que nos tejían las tías solteras— y con la ancianidad, que muchas veces trae consigo la obsesión no solo por abrigarse sino por cubrirlo todo con tapetes, fundas y colchas. Gracias a portales como Woolfreaks. Una vez decididos estos asuntos de biografía o muerte, uno se hace ya con el pasaporte que le permita la entrada al maravilloso mundo de los woolies. Foto: Getty. Uno de mis miedos es que la biografía y una futura relación sin vellón me conviertan en alguien tremendamente infeliz. Hay algo que reconforta y tranquiliza. Sweaterforever, un usuario holandés, casado y en busca de woolies de entreambos sexos, en Woolfreaksme cuenta su enjuiciamiento de descubrimiento de esta afición. Quedé completamente hipnotizadome encantaba el look y es obvio que dejó una gran impresión en mi aquella prenda, porque todavía hoy recuerdo ese momento bastante claramente.

¿Qué le sucede?

El pelo siempre ha sido un alegoría de sensualidad, tanto femenina como masculina. Y esto es algo que los fetichistas del cabello llevan a rajatabla. Estas personas alcanzan una intensa excitación cuando acarician el pelo de otras personas. Pero no todos son iguales, ya que quienes presentan este tipo de fetiche no siguen un empresario concreto, depende del color, el corte de pelo o hasta el peinado.

Navegación de entradas

Así de escueta es la definición de parafilia que recoge el Diccionario de la Real Academia Española. Podría parecer que tiene una connotación negativa, empero la palabra desviación, en sentido textual, no es otra cosa que derramarse de la norma. Psiquiatras y sexólogos tienen claro que algunas parafilias constituyen comportamientos patológicos, mientras que otras no. Por ejemplo, el masoquismo supone un problema cuando se impone, mientras que si se practica con otra andoba o personas que consienten puede calificarse, como mucho, como una extravagancia. Es difícil enumerar todas las parafilias porque se han descrito casi tantas -aunque no siempre de forma oficial y consensuada- como situaciones y objetos hay en el mundo. Así, hace unos años se empezó a hablar, coincidiendo con el auge de los chats sexualesde la anortografofiliaque sería la excitación causada por las faltas de grafía. Podría considerarse una forma de exhibicionismo. Son actitudes claramente fetichistas. Consecución de la excitación sexual a través de objetos inanimados.

Comment

Leave a Reply